Ser madre sola - CIRH

Cada vez es más habitual que mujeres sin pareja masculina acudan a una clínica de reproducción asistida para conseguir su embarazo, bien sean mujeres sin pareja o bien mujeres con pareja femenina.

Si este es tu caso, te explicamos a continuación cómo te ayudaremos en CIRH a conseguir tu embarazo.

Las pruebas médicas

Antes de comenzar, es recomendable realizar un estudio hormonal y una analítica sanguínea con serología con el fin de poder descartar alteraciones que pudieran dificultar el embarazo.

Además de este estudio, según el caso de la mujer, será necesario realizar otras pruebas: es el caso de la histerosalpingografía, un examen médico que aporta información sobre las trompas de Falopio (si están obstruidas o si por el contrario son permeables) y también sobre el útero (qué forma tiene, cuál es su tamaño y en qué posición está). Esta prueba se recomendará a mujeres que intentaron conseguir su embarazo anteriormente y no lo consiguieron; mujeres con antecedentes de infección pélvica cirugía pélvica.

La elección del tratamiento

El resultado de las pruebas determinará la elección del tratamiento:

Inseminación artificial con semen de donante

Esta técnica se recomendará a las mujeres que obtengan resultados dentro de la normalidad en las pruebas médicas.

Fecundación in vitro con semen de donante

Según los resultados obtenidos, se propondrá a la mujer directamente esta técnica, que cuenta con unas mayores probabilidades de éxito.

¿Cómo es el donante de semen?

La Ley Española de Reproducción Asistida determina que es el equipo médico el encargado de seleccionar al donante de semen más adecuado a las características de la mujer. De esta forma, todas las donaciones son anónimas.

Así, el equipo médico del CIRH seleccionará un donante de semen con características físicas acordes a la mujer que realiza el tratamiento, así como un grupo sanguíneo igual o compatible.

Las muestras provienen de donantes de semen jóvenes y sanos que pasan estudios de salud.

Tasas de éxito

La edad es el factor que más influye sobre las probabilidades de conseguir el embarazo tras un tratamiento de reproducción asistida. Así, las mujeres que realizan una inseminación artificial con semen de donante contarán con un 17-20% de probabilidades si tienen menos de 35 años; y un 15 % si tienen entre 35 y 38 años.

En caso de realizar una inseminación artificial sin éxito, se valorarán las características de la mujer en cada caso para determinar cuántos intentos más es recomendable hacer antes de intentar conseguir el embarazo con una fecundación in vitro.

En el caso de mujeres mayores de 38 años, será recomendable valorar la opción de recurrir a una fecundación in vitro con donante de semen.

La estimulación

En la mayoría de los casos se indica una estimulación con dosis bajas de hormona FSH, que se suele iniciar el tercer día del ciclo, con una dosis de 50-75 UI a través de una inyección subcutánea administrada a diario por la propia mujer que sigue el tratamiento.

A partir del tercer o cuarto día de estimulación se iniciarán los controles ecográficos, que permitirán ver el tamaño de los folículos. Cuando éstos midan alrededor de 18 milímetros, se indicará la administración de una inyección de HCG, que causará la ovulación.

Entre 24 y 36 horas después de ésta última inyección, se programará la inseminación.

La Inseminación Artificial

La muestra de semen para la Inseminación Artificial se preparará una hora y media antes de la inseminación en nuestro laboratorio de Andrología, situado en las instalaciones del CIRH.

La inseminación será un proceso sencillo: se coloca un espéculo en la vagina para que el ginecólogo pueda ver el cuello del útero, y con una fina cánula él mismo introduce la muestra de semen en el útero de la mujer.

14 días después, se puede realizar la primera prueba de embarazo.

En CIRH no tenemos listas de espera, así que si estás interesada en empezar tu tratamiento, sólo tienes que pedir tu primera visita.