Un seminograma avanzado permite conocer los siguientes parámetros:

  • El porcentaje de espermatozoides con fragmentación del ADN: está demostrado que los espermatozoides con el ADN roto o fragmentado tienen más posibilidades de transmitir anomalías genéticas al embrión. En nuestro centro podemos utilizar todas las técnicas que están escritas en publicaciones científicas (TUNEL, SCSA, SCD y COMETA) para detectar el porcentaje de fragmentación.
  • Vitalidad de las células: cuando las células ya han cumplido su función, quedan inactivas y desparecen; es la llamada muerte celular programada. En condiciones desfavorables, sin embargo, esta situación puede darse cuando todavía no han cumplido su función. Esta prueba nos permitirá descartar estas células, por lo que esta determinación puede ser crucial en cierto tipo de pacientes.
  • El estudio de aneuploidías: un espermatozoide genéticamente normal debe contener 23 cromosomas, la mitad que cualquier otra célula del cuerpo. Mediante la citometría de flujo se puede calcular el porcentaje de células con un contenido genético anormal y determinar el nivel de riesgo genético al compararlo con un grupo control. La detección de estos casos ayuda a planificar un tratamiento adecuado.
  • La determinación del estrés oxidativo: la medición de la cantidad de radicales libres da una idea del estrés oxidativo al que pueden estar sometidos los espermatozoides.