A partir de ese momento, serán necesarias algunas pruebas complementarias con el fin no sólo de determinar el origen de la infertilidad, sino principalmente de elegir el tratamiento más adecuado en cada caso.

Seminograma

El seminograma o espermiograma es el análisis del semen, la prueba diagnóstica más habitual para la determinación de la infertilidad masculina que evalúa la calidad del semen.

Para realizar el diagnóstico de infertilidad masculina se requiere al menos que se realicen dos seminogramas con un intervalo de unos meses de diferencia y que el resultado de ambos sea el mismo, ya que pueden existir alteraciones en los resultados por variables ambientales o del laboratorio, no sólo fisiológicas.

Seminograma básico

Un seminograma básico es un análisis digital para determinar la concentración, movilidad o morfología de los espermatozoides.

Seminograma avanzado

Existen nuevas pruebas diagnósticas que permiten realizar un seminograma avanzado y que dan más información de las células espermáticas.

Otras pruebas diagnósticas

Además de conocer los parámetros seminales obtenidos en un seminograma, se pueden utilizar otras técnicas para tener más detalles sobre la fertilidad masculina.


Biopsia testicular

Cuando existen dificultades para conseguir el embarazo, la primera prueba diagnóstica que se realiza a los hombres es el análisis del semen. En caso de que esté presente alteraciones, el especialista puede solicitar más pruebas complementarias como la biopsia testicular.

Esta prueba permite recuperar espermatozoides que se encuentran en los testículos a través de una punción para su posterior análisis.

En el tejido testicular hay células espermáticas en distintas fases de desarrollo, lo que nos permite evaluar la división de las células reproductoras (que pasan de 46 a 23 cromosomas).

Cuando una pareja padece abortos de manera repetida es frecuente encontrar algunas anomalías que podrían causarlos, como alteraciones en la meiosis, especialmente en parejas que han tenido abortos de forma repetida.

Cuando existe presencia de alteraciones en la meiosis, se recomendará recurrir a semen de donante para lograr el embarazo.

Estudio genético del semen

En algunos casos, la presencia de anomalías genéticas y cromosómicas puede ser la causa de infertilidad masculina. En estos casos, será necesario realizar estudios genéticos específicos.

El estudio genético del semen resulta muy útil para confirmar la presencia de anomalías genéticas o cromosómicas de los espermatozoides que pueden ser la causa de la infertilidad.

Este estudio se realiza a través de la técnica FISH (Hibridación Fluorescente In Situ), una técnica que permite detectar y localizar secuencias específicas de ADN en espermatozoides. Esta técnica consiste en marcar cada cromosoma con un fluorocromo distinto para visualizar los dos cromosomas de cada par a través de microscopía óptica y analizarlos de manera automatizada.