Preservación de la fertilidad masculina

Esta técnica es especialmente recomendada para todos aquellos hombres en edad fértil que quieren preservar su fertilidad, ya sea porque se tienen que someter a un tratamiento médico o por decisión propia.

¿En qué consiste la preservación de la fertilidad masculina?

La preservación de la fertilidad masculina es posible gracias a la congelación del semen. La conservación de los espermatozoides permite mantenerlos en óptimo estado en el banco de semen para que puedan ser usados en un futuro.

Los hombres que van a someterse a un tratamiento de quimioterapia o radioterapia pueden ver afectada su calidad seminal y con la congelación previa pueden preservar su fertilidad. Un hombre que quiere someterse a una vasectomía puede hacer lo mismo antes de la intervención.

También es posible congelar semen de hombres con lesiones medulares, ya que sus muestras pueden obtenerse mediante la electro o vibroestimulación; o mediante la biopsia testicular o biopsia del tubo que conecta los testículos con los vasos deferentes por los que circula el semen, llamado epidídimo.

En CIRH es habitual congelar una muestra de semen previamente al tratamiento de fecundación in vitro con el objetivo de tener una reserva y evitar perder los óvulos obtenidos de la mujer o la donante ante cualquier contratiempo.

Congelación de semen

Las actuales técnicas de congelación permiten la buena conservación del semen durante el tiempo que sea necesario. Así, una vez descongelado, podrá utilizarse en un tratamiento de reproducción asistida.