Ser madre sola

Cada vez existen más modelos de familia, entre ellos, la maternidad en solitario.

Ser madre sola no es un proceso fácil, pero, cada vez más hay más mujeres que eligen esta opción, ya que hemos ido evolucionando de una forma muy avanzada y cada vez es más habitual que las mujeres sin pareja acudan a una clínica de reproducción asistida para conseguir el deseo de ser madre. Anteriormente era una acción muy poco frecuente, ya que estamos muy acostumbrados a un modelo de familia tradicional, pero el deseo de ser madre en solitario de muchas mujeres aumenta, además con el avance de la tecnología reproductiva afirmamos que es posible ser madre sin la necesidad de tener pareja.

El tipo de técnica de reproducción asistida (inseminación artificial o fecundación in vitro) dependerá de la edad de la mujer, de sus antecedentes, exploración física y exploraciones complementarias.

En términos generales, podemos decir que la inseminación artificial con donante de semen está indicada en mujeres jóvenes con reserva ovárica conservada y trompas de Falopio permeables mientras que la fecundación  in vitro con donante de semen se indicará en mujeres de edad avanzada, baja reserva ovárica, patología ginecológica como la endometriosis o la ausencia u obstrucción de las trompas de Falopio

Si este es tu caso, en CIRH te ayudaremos a conseguir tu embarazo, antes de empezar con el proceso, seguramente te preguntarás sobre ¿Cómo será el donante de semen? ¿Qué tratamiento es el mejor para mí? ¿Qué tasa de éxito hay de que funcione? Para completar toda esta información, la paciente deberá llevar a cabo una entrevista médica, una exploración ginecológica y realizar pruebas.

Las pruebas médicas

Para realizar un tratamiento de reproducción asistida, la paciente deberá realizar una entrevista con el ginecólogo especialista con el fin de conocer su historial médico y un estudio básico de fertilidad.

Dicho estudio incluye la realización de una ecografía ginecológica vaginal que el médico le realizará en la misma clínica CIRH el día de la 1ª visita para conocer la reserva ovárica de la mujer y descartar alteraciones anatómicas que pudieran dificultar el embarazo y la realización de una analítica sanguínea que incluya, entre otras cosas, un estudio hormonal de reserva ovárica,  un estudio de enfermedades infecciosas.

Además, según el caso, el médico valorará la necesidad de hacer otras pruebas complementarias como la histerosalpigografía, una prueba de imagen que aporta información acerca de la posición y morfología de la cavidad uterina y de las trompas de Falopio, si éstas son permebales o si, por lo contrario están obstruídas.

La elección del tratamiento

La elección de la técnica de reproducción asistida más adecuada en cada caso se hará a base a la edad de la paciente, de sus antecedentes médicos y quirúrgicos, de la exploración ginecológica y de los resultados de las pruebas complementarias.

En esta ocasión, para ser madre en solitario, existen dos tipos de técnicas de reproducción asistida:

Inseminación artificial con semen de donante

En términos generales, podemos decir que la inseminación artificial con donante de semen está indicada en mujeres jóvenes con reserva ovárica conservada y trompas de Falopio permeables.

Es la técnica más sencilla y de las consideradas más económicas.

Fecundación in vitro con semen de donante

La técnica de fecundación in vitro con donante de semen está indicada en mujeres de edad avanzada, baja reserva ovárica, endometriosis u otras patologías ginecológicas asociadas, ausencia u obstrucción de las trompas de Falopio y en aquellos casos en los que no se ha llegado a conseguir embarazo mediante la inseminación artificial.

La fecundación in vitro es una técnica más invasiva pero cuenta con unas mayores probabilidades de éxito.

¿Cómo es el donante de semen?

En cuanto a la Ley Española de Reproducción Asistida, no está aprobado que la paciente conozca la identidad del donante de semen por lo que las donaciones son totalmente anónimas.

Será el equipo médico el que se encargará de seleccionar al donante de semen más adecuado según las características físicas de la mujer, grupo sanguíneo y, opcionalmente, compatibilidad genética.

Todas las muestras de semen de donantes provienen de personas jóvenes sin antecedentes familiares ni personales de enfermedades hereditarias ni transmisibles que han sido sometidos a todos los exámenes de salud recomendados.

La estimulación

Para realizar un tratamiento de inseminación artificial, primero debemos hacer un seguimiento de la ovulación de la mujer.

Dicho seguimiento puede realizarse sin necesidad de administrar medicación, es decir, haciendo un seguimiento del propio ciclo natural de la mujer, si la mujer presenta ciclos regulares, o bien mediante un tratamiento de estimulación de los ovarios mediante la administración de una medicación hormonal a dosis bajas que la paciente debe inyectarse diariamente por debajo de la piel.

Durante este periodo, deberán realizarse controles ecográficos seriados que permitirán ver el número de folículos que están creciendo y su tamaño.

Cuando el o los folículos midan alrededor de 18 milímetros, se indicará la administración de la hormona HCG, que provocará la ovulación.

Entre 24 y 36 horas después de esta última inyección se programará la inseminación artificial.

La Inseminación Artificial

La inseminación artificial es un procedimiento sencillo e indoloro que consiste en introducir, mediante un catéter de plástico, la muestra de semen seleccionada dentro del útero de la mujer.

Esta técnica hace que aumente la probabilidad de embarazo respecto a una relación sexual porque la muestra ha sido tratada anteriormente en el laboratorio.

Tasas de éxito

Podemos decir que la edad materna es el factor que más influye sobre las probabilidades de conseguir el embarazo tras un tratamiento de reproducción asistida.

La tasa de embarazo de una inseminación artificial con semen de donante es de alrededor del 30% en mujeres por debajo de los 35 años, del 25% en mujeres de 35 a 37 años, 15-20% en mujeres entre los 38 y 40 años y del 10-15% en mujeres por encima de los 40 años.

En mujeres de edad avanzada o en aquellas en las que no se haya conseguido embarazo tras 3 intentos de inseminación artificial con semen de donante , se valorará la opción de de recurrir a una fecundación in vitro con donante de semen.

Hoy en día cada vez es más probable que una mujer tome la decisión de ser madre sola, ya que, hay muchos factores socioeconómicos que han contribuido al retraso de la maternidad en la última década, motivos des de laborales como la precariedad o la inestabilidad laboral e inestabilidad económica, la falta de una pareja estable, o el desarrollo de la carrera profesional, muchas mujeres deciden retrasar la maternidad por miedo a perder el trabajo o interferir en la progresión de su carrera, u otras situaciones como el de no sentirse suficientemente preparada para ser madre en ese momento o bien, no tenían la intención de tener pareja, pero pasado un tiempo empiezan a tener la intención de tener un descendente y cambia totalmente la mentalidad, por ello muchas de las mujeres optan por acudir a la reproducción asistida.

Gracias a los grandes avances de la tecnología, actualmente disponemos de muchas posibilidades para poder lograr el sueño de ser madre. Lo que más importa es la salud y el bienestar de uno, por lo que, siempre hay que tenerse como prioridad. Muchas veces si no se encuentra una pareja no es el problema, siempre y cuando haya una motivación, se puede lograr. Recurrir a un profesional  es la mejor opción para que pueda proponer un método de solución o bien, quizás es un paso para poder dar el primer paso.

Las técnicas de reproducción asistida han tenido un gran auge en esta última década y cada vez más en mujeres solteras que emprenden el viaje de ser madre por su cuenta, acción admirable, pero es importante seleccionar bien su clínica de confianza y también el tratamiento personalizado para cada situación, ya que la profesionalidad y la confianza que te transmite un experto es un punto que, se debe tener en cuenta en estos tipos de tratamientos más delicados.

Descubre ahora como podemos ayudarte

Tu primera visita es gratuita, porque no te cueste decidirte.

Solicitar cita

En CIRH seguimos a tu lado

SOLICITA TU PRIMERA VISITA MÉDICA