Seminograma

Seminograma

El seminograma es una de las primeras pruebas que se realiza para evaluar la fertilidad de un hombre. A partir de los resultados que se obtengan con esta prueba se podrá valorar la necesidad de efectuar otros exámenes para sacar conclusiones y decidir cuál es el mejor tratamiento para intentar conseguir el embarazo.

Son muchos los valores que se analizan en un seminograma, y todos ellos se analizan basándose en los valores estipulados como normales por la OMS (Organización Mundial de la Salud). Si con los valores obtenidos en un primer análisis no es suficiente se puede realizar un seminograma más completo, con el que obtener más información que puede ayudar a la valoración del caso.

A la hora de analizar los resultados del estudio de un seminograma se valoran diferentes parámetros acerca de la muestra de semen, que tienen un significado cuyos resultados se tienen que evaluar específicamente para cada caso en concreto. En algunas ocasiones los resultados de un seminograma pueden ser muy útiles para detectar alteraciones que esconden ciertas enfermedades más graves o diversas patologías.

La prueba es sencilla de hacer y en ningún caso invasiva para el hombre. La muestra analizada la proporciona el propio hombre después de una masturbación. Es muy importante que el contenido se recoja completo para su análisis. Se entregará en el laboratorio en un bote estéril facilitado por el centro médico. Lo más recomendable es recoger la muestra en el mismo centro médico, ya que lo ideal es que el tiempo que pase entre la obtención y el análisi en el laboratorio no supere la hora.

¿Qué es un seminograma?

Cuando una pareja acude al especialista buscando ayuda para tener un hijo, el equipo médico tiene que realizar diferentes pruebas al hombre y a la mujer para detectar qué problema dificulta el embarazo. El seminograma o espermiograma es una de las primeras pruebas que se llevan a cabo para valorar la capacidad fértil de un hombre. Se trata de un estudio que se realiza a partir de una muestra de semen para analizar su calidad.

Este examen permite determinar el grado de fertilidad masculina en base al análisis de diferentes valores. Los valores de un seminograma básico son el volumen, la concentración de espermatozoides, la movilidad y la morfología. Además, se puede valorar también el aspecto, la viscosidad, la licuefacción, el pH y también hacer un análisis de la vitalidad espermática y la aglutinación o agregación de los espermatozoides. Se valorarán también la presencia de otros tipos celulares en el semen.

Según el caso se puede realizar dos tipos de seminograma, el básico, con el que se obtiene toda la información que hemos destacado hasta ahora, y el avanzado, que consiste en un análisis algo más profundo. En ocasiones, con el estudio básico ya es suficiente para sacar las conclusiones necesarias, pero a veces poder profundizar más en los resultados puede ayudar al equipo médico a sacar conclusiones más definitivas.

¿Cómo se realiza un seminograma?

Esta prueba es sencilla de realizar y nada invasiva para el hombre. Para realizarla, es el mismo hombre el que recoge su muestra de semen practicando una masturbación, eyaculando dentro de un bote estéril facilitado por el centro médico con el fin de no contaminar la muestra. Es importante recoger la totalidad de la muestra y lo ideal es hacerlo en la clínica, con el objetivo de alterarla lo mínimo posible.

Antes de obtener la muestra es importante realizar un correcto saneamiento de los genitales, evitando lavarse con jabones quirúrgicos, y es aconsejable orinar antes.
Entre la obtención y la entrega no debe pasar más de una hora, intervalo de tiempo durante el que la muestra recogida debe mantenerse a temperatura ambiente. Una vez entregada, el equipo de biólogos procesará la muestra en el laboratorio para poder realizar el análisis y sacar las conclusiones.

Para garantizar al máximo la calidad de la muestra el hombre tiene que realizarla después de haber pasado un período de abstinencia de 1 a 3 días, para poder garantizar una cantidad óptima de espermatozoides en la muestra para su posterior análisis. Tampoco se debe ingerir licor tres días antes de la prueba y, en los casos en que el hombre esté tomando antibiótico, se deberá esperar 7 días después de la conclusión del tratamiento.

En cambio, si el hombre toma medicamentos de control, estos deben seguir tomándose como habitualmente, sin ninguna interrupción. No obstante, será importante que se notifique al laboratorio sobre la medicación que está siguiendo, así como también si ha tenido fiebre los tres días previos a la obtención de la muestra.

¿Qué detecta el seminograma?

Después del análisis de los resultados del análisis de semen no podemos predecir con absoluta seguridad si un hombre es fértil o no. Sin embargo, los resultados del seminograma pueden facilitar información sobre los posibles problemas que puede tener y que le dificultan el objetivo de conseguir un embarazo.

En el estudio de un seminograma se analizan diferentes parámetros acerca del semen, que tienen un significado distinto según el tipo de paciente. En ocasiones, con los resultados de un seminograma se pueden detectar defectos que esconden ciertas enfermedades más graves, como, por ejemplo, prostatitis, varicoceles, orquitis o tumores testiculares. También se pueden detectar posibles patologías, como oligozoospermia (concentración baja de espermatozoides), astenozoospermia (movilidad de los espermatozoides inferior a la estándar), teratozoospermia (alteración en la morfología), o una combinación de estas anomalías.

Con un seminograma avanzado los datos que se pueden obtener todavía son más extensos. Con este análisis más profundo se puede conocer el porcentaje de espermatozoides con fragmentación del ADN que, como explicamos en la pregunta sobre pruebas diagnósticas, es un factor muy importante para saber qué técnica puede ser la más efectiva para cada caso.

También se puede detectar el porcentaje de células que han iniciado el proceso de muerte celular o apoptosis (estudio de apoptosis y vitalidad) y detectar el porcentaje de espermatozoides con un contenido en ADN fuera de lo normal (el estudio de ploidías).

¿Cuáles son los valores normales del seminograma?

Para analizar los resultados obtenidos en un seminograma los especialistas tienen la referencia de los valores que, desde le OMS, se establecieron como normales. Este baremo define como normales los siguientes valores:

  • En referencia al volumen de semen en una eyaculación, éste debería ser mayor o igual a 1,5 mL.
  • El análisis de color y el olor tiene que realizarse a simple vista. La muestra debe ser blanco nacarado.
  • El pH, lo habitual es que sea mayor o igual a 7,2, pero sin superar el 8,0.
  • La concentración estudia el número de espermatozoides por mililitro. Lo normal es que este parámetro sea igual o superior a 15 millones por mL.
  • La movilidad total de los espermatozoides debe ser como mínimo de un 40%, siendo la movilidad progresiva de un 32%.
  • La morfología de los mismos, se considera que debe haber más del 4% de espermatozoides normales en una eyaculación. Esta normalidad se estipula con una adecuada relación entre su cabeza, su cuerpo y su cola.
  • La vitalidad es otro factor importante, lo normal es que haya un 58% o más de espermatozoides vivos. Si el porcentaje es menor, las posibilidades de fecundar el óvulo se reducen considerablemente.

A pesar de esta estandarización de las cifras, es importante tener en cuenta que una alteración en estos valores no tiene porqué ser significativo y que los valores pueden cambiar si se analiza una nueva muestra pasadas unas semanas. Es habitual que uno o varios parámetros aparezcan alterados en gente sana, por lo que antes de sacar conclusiones con los resultados, es importante consultarlos con el especialista que lleva tu caso, quién te explicará los resultados y los siguientes pasos a dar.

Con el análisis de los resultados que nos ofrece un seminograma se pueden esclarecer algunos de los problemas de fertilidad con origen en el factor masculino. A menudo con el seminograma básico es suficiente, aunque hay algunas ocasiones en los que optar por la realización de un seminograma avanzado, con el que se consiguen respuestas más concretas de los resultados, permite establecer mejor el problema y, así, ofrecer una mejor propuesta del tratamiento adecuado.

Con los resultados del seminograma se pueden detectar diversas patologías que pueden permitir sacar conclusiones, como por ejemplo la oligozoospermia, astenozoospermia, teratozoospermia o bien una combinación de las tres. Además, también ayuda a detectar ciertas enfermedades más graves, como, por ejemplo, prostatitis, varicoceles, orquitis o tumores testiculares.

Antes de entregar la muestra de semen para el estudio de los resultados hay que tener en cuenta algunas consideraciones importantes. La buena higiene de la zona es importante, aunque hay que evitar usar jabones quirúrgicos. Es imprescindible llegar al día de la prueba con un período de abstinencia de 1 a 3 días, sin injerir licor tres días antes y, en los casos que se encuentren siguiendo un tratamiento con antibiótico, dejar pasar 7 días después de la finalización del mismo.

La OMS establece unos valores considerados normales para la interpretación de los resultados del análisis, aunque es muy importante que la interpretación de los mismos la realice un médico. Es muy común que en un paciente sin problemas de fertilidad le aparezca algún valor alterado, por lo que las alarmas antes de tiempo no son recomendables ni necesarias.

Los valores estandarizados por parte de la organización son el volumen, concentración de espermatozoides, movilidad y morfología.

Descubre ahora como podemos ayudarte

Tu primera visita es gratuita, porque no te cueste decidirte.

Solicitar cita

2021-03-25T09:04:54+00:00

En CIRH seguimos a tu lado

SOLICITA TU PRIMERA VISITA MÉDICA