Fallo Ovárico Prematuro

¿Cuáles son sus causas?

En la mayoría de casos, se desconoce su causa, aunque el riesgo de desarrollar un fallo ovárico prematuro crece si existen antecedentes familiares directos. Las causas conocidas más comunes son:

  • Radioterapia o quimioterapia: este tipo de tratamientos pueden malmeter la práctica totalidad de la reserva ovárica.
  • Cirugía total o parcial de extirpación de ovarios.
  • Alteraciones genéticas cromosómicas como el Síndrome de Turner, el Síndrome del X Frágil, etc.
  • Enfermedades autoinmunes: en algunas patologías de este tipo, como las relacionadas con el tiroides o la glándula suprarrenal, el sistema inmunitario deja de identificar el ovario, creando anticuerpos contra él mismo y acelerando la consumición de la reserva ovárica, en ocasiones, llegando a destruirla.
  • Agentes tóxicos: tabaco, pesticidas, disolventes.

¿Con qué frecuencia aparece?

El fallo ovárico prematuro aparece en 1 de cada 100 mujeres menores de 40 años, y en 1 de cada 1000 en las menores de 30 años.

¿Cuáles son sus síntomas?
Una mujer con fallo ovárico prematuro presenta los mismos síntomas de la menopausia: sofocos, alteraciones del sueño, irritabilidad, disminución de la concentración, disminución de la libido y sequedad vaginal; todos ellos debidos a los bajos niveles de estrógenos.

En una mujer joven con fallo ovárico prematuro, la ausencia de la regla es el síntoma más llamativo y mayor motivo de consulta con un especialista.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico del fallo ovárico prematuro se realiza mediante el análisis de la historia clínica, en el que se analizarán los antecedentes familiares; se realiza también una exploración física general y ginecológica;y una analítica sanguínea, que incluye la medición de niveles de las hormonas estradiol y la folículoestimulante o FSH. Si el fallo ovárico no tiene un motivo aparente, se puede efectuar un análisis más extenso llamado cariotipo, para estudiar los cromosomas.

¿Puedo quedarme embarazada si tengo Fallo ovárico prematuro?

En algunos casos puntuales –entre un 5 y 10% de las parejas- si el fallo ovárico es espontáneo y el cariotipo es normal, es posible que el ovario todavía pueda estar activo y un embarazo con los propios óvulos sea posible.

Así, las mujeres que sufren la menopausia prematuramente pueden recurrir a la técnica de fecundación in vitro con óvulos de donante para conseguir su embarazo. Independientemente de su edad, seis de cada diez mujeres que recurren a esta técnica consiguen su embarazo.