Factor masculino - CIRH

En los hombres, las condiciones óptimas se dan cuando los espermatozoides son capaces de fecundar ovocitos y generar embriones de buena calidad, que puedan implantarse y dar lugar a un embarazo exitoso.

Aproximadamente en uno de cada dos casos de infertilidad intervienen factores masculinos, puros o asociados al femenino. En el CIRH somos conscientes de la importancia del factor masculino (la mitad de la información genética que necesitará el embrión procede del espermatozoide) y efectuamos estudios recomendados del varón antes de realizar un tratamiento de reproducción asistida.

¿Cuáles son los estudios recomendados?

  • Anamnesis (historia clínica):
    • Antecedentes médicos y quirúrgicos.
    • Consumo de tabaco, alcohol, drogas y medicamentos.
    • Exposición a fuentes de calor, factores tóxicos o radiaciones.
  • Exploración genital del pene, testículos, epidídimos y cordones espermáticos.
  • Ecografía doppler escrotal para confirmar o descartar la presencia de varicocele (dilatación de las venas del cordón espermático).
  • Estudio seminal:
    • Seminograma completo de como mínimo dos eyaculados diferentes.
    • Morfología de alta magnificación.
  • Determinación de hormonas basales, según el caso:
  • Estudio genético:
    • Cariotipo, que se realiza en los casos en los que se aconseja una FIV o cuando hay sospecha de alguna anomalía genética.
    • FISH en espermatozoides.
    • Meiosis en biopsia testicular.
    • Fragmentación del ADN.