¿Cómo funciona la donación de óvulos o de semen en España?

¿Cómo funciona la donación de óvulos o de semen en España?

Cumplir el sueño de otra mujer o pareja es una de las principales motivaciones que llevan a una persona a ser donante de óvulos o de semen. Hay un gran desconocimiento sobre este tema, y desde CIRH os queremos ayudar a entender cómo funciona este proceso.

Por ley, el proceso de donación de óvulos o semen en España tiene que ser completamente anónimo, voluntario y de carácter altruista.

La interacción entre donante y receptora no existe, es el equipo médico del centro el responsable de elegir la muestra más idónea para la receptora. Esta elección se determina en función de las similitudes de fenotipos y de grupo sanguíneo entre la persona donante y la receptora.

Antes de iniciar el proceso, las donantes de óvulos y los donantes de semen se tienen que someter a unas pruebas médicas previas para asegurar la adecuación de la donación. De ser así, posteriormente inician el tratamiento.

El proceso de donación de óvulos o semen no perjudica a la futura fertilidad de los donantes en ningún caso. Son procesos seguros y sencillos que cualquier persona que cumple los requisitos establecidos puede pasar. En el caso de los donantes de semen el proceso es más largo, y en las donantes de óvulos es algo más complejo. Tienen que pasar por una estimulación ovárica, que se realiza con unas inyecciones subcutáneas que la propia donante se administra en casa. Las posibles molestias posteriores a la intervención son leves y duran muy poco. Por este motivo, se ofrece a la donante un seguimiento durante las 24 horas posteriores para cualquier atención que precise.

¿Cómo regula la legislación española la donación de óvulos o de semen?

La normativa que regula los tratamientos de Reproducción Asistida en España, la Ley 14/2006, contempla la donación de óvulos y de semen desde 1988. Con esta regulación se garantiza en todo momento la ética de los procesos médicos y biológicos implicados, así como la salud, tanto de los donantes, como del embrión producto de la donación.

El Real Decreto 412/1996 limita las edades de las donaciones. En el caso de las donantes de óvulos deberán ser mayores de 18 años y menores de 35, mientras que en los casos de los donantes de semen también tendrán que ser mayores de edad, pero pueden alargar la edad de donación hasta los 50 años.

Se estipula que la donación de gametos tiene que ser de carácter altruista y asegurar el anonimato de la donación, que se destinará a los pacientes que la necesitan.

La ley española establece que la donación de óvulos y semen nunca deberá tener un carácter comercial o estar sujeta a una actividad comercial. El único objetivo que debe perseguir el uso de los óvulos y las muestras de semen donados es ayudar a una mujer con problemas para quedarse embarazada a tener el hijo deseado. Así mismo, la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, órgano constituido para dar consejo en el desarrollo de la ley, recomienda la compensación económica a los donantes por su dedicación y el tiempo empleado para realizar la donación.

La ley también garantiza el anonimato de la donación en todo momento. La persona que realiza la donación nunca sabrá a quién le han transferido sus gametos y la mujer receptora tampoco podrá saber nunca quién los ha donado. Este anonimato se garantiza en el momento de la recepción y también en el futuro. En el momento de realizar el proceso de donación se firma un contrato en el que se acepta dar los gametos a una mujer que los necesita, eludiendo cualquier responsabilidad con el futuro hijo.

El centro de Reproducción Asistida siempre será el responsable de adjudicar los gametos que se le transferirán a la paciente que lo necesita. Esta decisión se basa en las similitudes de las características de fenotipo y grupo sanguíneo entre la persona que realiza la donación y la receptora.

No se ha marcado un límite legal sobre las veces que se puede realizar una donación, aunque sí que especifica que el máximo número de hijos nacidos de una misma donante son seis (incluyendo los propios).

¿Qué exámenes médicos tienen que pasar los donantes?

Cualquier persona no puede ser donante de óvulos o de semen. Para poder donar los propios gametos se tienen que pasar varios controles médicos que garantizan la buena calidad del óvulo o del semen que recibirá la paciente. Además del buen funcionamiento del óvulo o del semen, en estos controles se descarta la presencia de posibles enfermedades infecciosas y problemas genéticos.

En el caso de las donantes de óvulos, el primer paso que se tiene que realizar es una primera visita informativa para confirmar que la donante conoce todos los detalles del proceso de la donación y pueda resolver cualquier duda que pueda tener. En esta primera visita se confirma que la futura donante no tiene enfermedades genéticas en los antecedentes personales y familiares y se evalúa tanto su estado de salud física como su salud mental. Cuando se han descartado estas patologías y la donante está informada de todo se inician las pruebas médicas. Se le realiza una ecografía ginecológica para determinar el estado de los ovarios y su reserva ovárica, una citología y cultivos cervicales para descartar Clamidia y Gonococo. Por último, también se le realizan análisis de sangre para determinar el grupo sanguíneo y descartar enfermedades o alteraciones genéticas. Cuando el equipo médico ha podido confirmar que la donante cumple todos los requisitos y se encuentra en un estado físico y emocional óptimo, se inicia el proceso de donación.

En el caso de los donantes de semen las pruebas que se les realizan son muy parecidas, pero el proceso previo a la donación se alarga más. También deben realizar una primera visita en la que se evalúa al donante y se confirma la ausencia de antecedentes personales y familiares de alguna enfermedad genética. Se le realiza un análisis de sangre con los mismos objetivos que en el caso de las donantes de óvulos, pero seis meses después de congelar la muestra el donante deberá repetir las serologías para confirmar el resultado negativo y descartar una posible infección latente en el momento de la donación. La muestra de semen que se donará también se analiza mediante un seminograma para comprobar su calidad, evaluando la movilidad, la concentración la morfología de los espermatozoides.

¿Qué tratamientos siguen los donantes de gametos?

En el caso de las donantes de óvulos, el proceso previo, como hemos explicado, consta de diferentes pruebas médicas para confirmar la idoneidad de la donación. Una vez superada esta fase, la donante asiste a un taller en el que se le explica el tratamiento y se le enseña cómo debe administrarse la medicación.

A partir de este punto a la donante le quedan tres pasos. El primero es la fase de estimulación, que se inicia el primer día del ciclo ovárico y que dura entre 10 y 12 días, en función del tipo de estimulación administrada. La elección de la estimulación se dictamina en función de las condiciones de cada donante y las características de su ciclo menstrual. Durante esta fase, la donante deberá autoadministrarse inyecciones subcutáneas diarias con la medicación recetada.

Una vez la donante ha finalizado esta fase, se somete a la punción folicular, en la que se le extraen los óvulos que posteriormente se inseminarán generando embriones que se transferirán a la receptora. La punción se realiza en el momento óptimo en función del nivel de estrógenos y el tamaño de los folículos. La intervención, que dura entre 15 y 20 minutos, se realiza vía transvaginal y bajo control ecográfico. Durante la operación la donante se encuentra sedada y, después, se queda en reposo entre una hora y media y dos.

Finalmente, la donante se somete a un control postpunción para confirmar que se encuentra bien. De ser así, recibe el alta con unas breves instrucciones postoperatorias y 12 horas después la clínica contacta con ella para confirmar que sigue bien. Para la tranquilidad de la donante, se le ofrece una atención telefónica constante durante 24 horas, tras las que se le programa una visita de revisión.

En el caso de las muestras de donantes de semen, cuando se necesitan para realizar algún tratamiento, CIRH acude a uno de los bancos de semen nacionales. En su caso, los donantes de semen no deben seguir ningún tratamiento médico. El único requisito que tienen que cumplir es mantener una abstinencia sexual de 1 a 3 días antes de la donación.

¿Ser donante de óvulos puede afectar a la futura fertilidad de la mujer?

Ésta es una de las dudas más habituales entre las donantes. Ofrecer la posibilidad de ser madre a una mujer anónima es un gesto maravilloso que la futura madre no olvidará. No obstante, en muchas ocasiones a las donantes les preocupa poner en riesgo su futura maternidad. No hay porque temer, donar óvulos no repercute negativamente a la capacidad futura de ser madre.

Una mujer sana dispone, desde su nacimiento, de unos 400.000 ovocitos (formas inmaduras de los futuros óvulos) en sus ovarios. Pero la cifra de ovocitos que llegan a madurar para poder ser fecundados es mucho menor. A lo largo de la vida de una mujer sólo unos 400 alcanzan el estado óptimo para ser fecundados. Esta cifra se calcula teniendo en cuenta el número de ciclos ovulatorios que puede tener una mujer a lo largo de su edad fértil (aproximadamente entre 13 y 45 años).

Los ovocitos que no son óptimos para la fecundación no llegan a madurar. Con la estimulación ovárica a la que se somete la donante lo que se consigue es aumentar el número de ovocitos que acaban madurando y que en un futuro podrán ser fecundados. Es decir, se consigue aumentar la cifra de óvulos que pueden ser donados durante un ciclo menstrual normal de la mujer.

En el momento de obtener los óvulos, en CIRH priorizamos la calidad a la cantidad. Las donantes siguen un tratamiento con una estimulación suave, a dosis bajas, con lo que se consiguen disminuir los posibles efectos secundarios como la hinchazón, la retención de líquidos o las molestias abdominales que aparecen en algunas ocasiones. Todos estos posibles efectos secundarios son temporales, no perduran mucho en el tiempo.

En el ciclo menstrual posterior a la donación, la mujer volverá a su habitual nivel de óvulos maduros, por lo que podrá tener descendencia sin ningún tipo de problema añadido. En CIRH conocemos múltiples casos de mujeres que han sido madres después de donar óvulos. En bastantes ocasiones, después del nacimiento de su hijo, han vuelto a iniciar el proceso para donar óvulos.

Convertirte en donante de óvulos o de semen es un acto altruista que no conlleva ninguna consecuencia para la persona que decide donar. Una de las preocupaciones que tienen las mujeres a la hora de donar óvulos es si en el futuro les puede conllevar dificultades extras al intentar ser madres. Este temor queda descartado por completo en la primera visita informativa que se realiza en el centro.

Después de esta visita las personas que quieren ser donantes se someten a varias pruebas médicas para descartar cualquier enfermedad o alteración genética y asegurar la buena calidad de los óvulos o del semen.

Además, en el proceso de donación de óvulos o semen en España se asegura el anonimato por parte del donante. Durante todo el tratamiento la receptora no recibirá ninguna información que pueda desvelar la identidad de la persona que ha hizo la donación de los gametos y, una vez nacido el hijo, tampoco podrá acceder a ninguna información personal.

El proceso para donar semen es más sencillo que el de donar óvulos. Las mujeres deben someterse a una estimulación ovárica para poder conseguir más ovocitos maduros que puedan ser fecundados. Este proceso se realiza con unas inyecciones subcutáneas que se administra la propia mujer en casa. Una vez superados los primeros controles médicos para comprobar la idoneidad de la donante, se asiste a un taller en el que se explica cómo se procede para administrarse la medicación.

Después de este proceso la mujer se somete a la punción folicular, en la que se extraen los óvulos maduros y, tras descansar entre una hora y media o dos, puede irse a casa. Durante 24 horas recibe atención médica telefónica para cualquier cosa que pueda necesitar.

En el caso de los hombres, tienen que mantener una abstinencia sexual de 1 a 3 días antes de la donación.

La donación de gametos es un acto de extrema solidaridad, que agradecen mucho aquellas mujeres o parejas que no logran conseguir un embarazo de éxito, con los suyos propios. Es un proceso duro, pero en CIRH disponemos de un equipo de psicólogos que podrán ayudarte a asimilarlo y a tomártelo con la mejor actitud posible. Estaremos a tu lado durante todo el camino.

Descubre ahora como podemos ayudarte

Tu primera visita es gratuita, porque no te cueste decidirte.

Solicitar cita

En CIRH seguimos a tu lado

SOLICITA TU PRIMERA VISITA MÉDICA