CIRH

Se puede ser positiva en un tratamiento de Reproducción Asistida

La ilusión de quedarte embarazada te lleva a valorar todas las cosas buenas y quitarle importancia al resto

Gozar de buena salud, rodearse de amigas y familiares, hacer planes que nos hacen sentir bien, practicar deporte. Hay que crear nuestros propios recursos que nos ayudan a enfocar de manera positiva la dificultad de concebir y también las distintas fases del proceso en el caso de empezar el tratamiento. Se trata de intentar relativizar, aunque sea difícil, y tirar para delante de la mejor forma posible.

Buscar el apoyo en nuestros seres queridos

Son muchas las emociones que sobrevienen durante las distintas fases del proceso. Es normal que haya muchos días en que nos sintamos invadidas por sentimientos negativos, incluso tóxicos, sin embargo, podemos buscar apoyarnos en los demás y en nosotros mismos. Si te sobrevienen pensamientos negativos a la cabeza, intenta buscar mecanismos que te ayuden a evitarlos, hay que intentar alejarse de ellos y construir imágenes y sensaciones positivas, que hagan sentirte bien y olvidarte del resto. Vivir el presente y aceptar la situación suele ser el primer paso, y apoyarse en el mensaje de no dejar de quererse ni de valorarse nunca. Ver la luz al final del camino suele ayudar para mantener la ilusión, pensar que podrás hacer otro tratamiento, que la próxima vez irá mejor, y mantener la negatividad a raya no siempre es fácil, nunca se sabe qué pasará y hay que vivir con la incertidumbre. En medio de esta situación, ¿Cómo sentirte bien, positiva, segura de ti misma y con confianza en el futuro?

Una experiencia negativa también puede ser positiva

Seguro que te habrán dicho más de una vez que el cambio de actitud solo está en ti y que tienes el poder de controlar tu mente y tus pensamientos para intentar positivizar y sacar lo mejor de una situación pero no solo no querrás oír este tipo de frases en un momento así, sino que piensas que para ti eso es imposible. Sabemos que es un contratiempo difícil de aceptar y sobrellevar, pero es verdad que tú también puedes ayudarte a sacar lo mejor de todo ello. Si cada día quieres estar bien y marcarte como propósito el afrontar el tratamiento en positivo, irás encontrándote un poco mejor y lo enfocarás de la mejor manera. El pensamiento positivo no solo te hace sufrir menos sino que tener una actitud positiva te ayuda a vivir mejor el tratamiento. Puedes buscar apoyo en todo aquello que te rodea. Tu marido, tus amigos, tu familia, las cosas que te hacen feliz… Intentarás pensar lo menos posible en lo que te provoca esos pensamientos negativos, estarás entretenida, haciendo las cosas que te hacen feliz, y poco a poco, empezarás a sentirte mejor e irás recuperando la confianza en ti.

Para cualquier duda o consulta relacionada con este u otros temas relacionados, no dudes en contactar el equipo médico del CIRH, estaremos encantados de ayudarte.