Infertilidad masculina de origen desconocido

7 abril, 2016 Para él

De todas las parejas que tienen problemas para concebir, en una de cada 3 la causa es masculina. ¿Cómo se diagnostica la infertilidad en hombres?

Millones de parejas enfrentan la infertilidad a diario y en muchos casos, una de las principales causas proviene del varón. Sin embargo, muchos de ellos con dificultades para concebir son padres gracias a un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Infertilidad en la pareja

La obtención de un embarazo es cosa de dos: mujer y hombre. Por ello, es fundamental que a todas las parejas que presenten problemas de infertilidad, se les realice un estudio a los dos miembros de la pareja y que haya una buena coordinación entre ginecólogo y andrólogo. En el centro se realiza un estudio exhaustivo del varón por un andrólogo, experto en infertilidad masculina pero aun así, siempre hablamos de infertilidad en la pareja.

El diagnóstico

Una vez se conoce que las causas de la infertilidad provienen del hombre, se pone en marcha el proceso de diagnosticar al paciente. Para ello, en primer lugar se realiza la ficha del historial clínico y se le practica un examen físico, que normalmente va acompañado del Seminograma que es el estudio completo del varón. En él se analiza qué tipo de cariotipo tiene, se le realiza un análisis de sangre y de semen; y es a partir de la muestra de semen normalmente, cuando el médico podrá evaluar factores como  el volumen, el recuento, la concentración, el movimiento e incluso la estructura  de los espermatozoides.

El médico puede solicitar, dependiendo del caso de cada paciente, un estudio del Seminograma más avanzado que le sirve para determinar la capacidad funcional del espermatozoide a través de otras técnicas como: la fragmentación del ADN que analiza las roturas o lesiones del material genético del espermatozoide, el porcentaje de apoptosis que analiza si hay muerte celular programada, el porcentaje de ploídias que estudia la carga genética para ver las células anómalas y el estudio del estrés oxidativo que analiza el ambiente tóxico en el proceso de producción de espermatozoides.

Otros tipos de diagnóstico

Además del análisis de semen, el médico puede proceder a realizar el perfil hormonal para del paciente para determinar la capacidad de producción de espermatozoides de los testículos y para descartar enfermedades graves.

El estudio de Meiosis es la división de células: técnica basada en la valoración del proceso meiótico a través del estudio del comportamiento cromosómico durante la primera y segunda división meiótica en espermatocitos testiculares. Puede realizarse cuando hay fallos en la Fecundación In Vitro (FIV) y cuando hay abortos de repetición. Este estudio se hace a través de la biopsia testicular para ver si esta división de espermatozoides es normal.

También puede ser necesario realizar una biopsia testicular cuando el análisis hormonal del semen está muy alterado, cuando no hay presencia de espermatozoides en el eyaculado, o cuando no podemos determinar la causa y buscamos espermatozoides. En este caso, se extrae una pequeña porción de tejido de cada testículo para evaluación bajo el microscopio.

El FISH es una técnica que permite hacer un estudio genético del semen para confirmar la presencia de anomalías genéticas o cromosómicas de los espermatozoides que pueden ser la causa de la infertilidad. Estudia 5 de los 23 cromosomas y si se descubre el problema mediante FISH, se procede a realizar Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP).

El primer paso para conseguir ayuda es acudir a un especialista para someterse a un tratamiento personalizado. Puedes contactar con el equipo médico del CIRH si tienes cualquier duda sobre tu caso.

Etiqueta: , , , , , , , , ,

No hay comentarios.


Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario *

Nombre *
Correo electrónico *