Tu clínica de Reproducción Asistida en Barcelona.
Blog Cirh

Más información sobre la fertilidad masculina y de pareja

Es posible disminuir el estrés durante el tratamiento

Te damos las claves para sobrellevar la ansiedad y gestionar las emociones contigo y con el resto

estres-durante-el-tratamiento-top

Es normal sentirse agobiada durante un tratamiento de reproducción asistida, pero ser capaces de convertir el proceso en una vivencia positiva favorecerá nuestro bienestar.

Cuando experimentamos alguna vivencia o situación que llega por sorpresa, que no teníamos prevista, nuestro cuerpo reacciona poniéndose en estado de alerta y creando emociones de inquietud y tensión. Estas sensaciones suelen aparecer ante circunstancias concretas, a veces inesperadas, como puede ser el seguimiento de un tratamiento de reproducción asistida. Hay que saber que hoy en día, la infertilidad es una situación común, que afecta a una de cada seis parejas que desean formar una familia. Sentirse estresada ante la noticia y durante el proceso es algo normal, pero si utilizamos los recursos que existen para combatir estas inquietudes y miedos que nos sobrevienen, podremos vivir nuestra búsqueda del embarazo de forma que estemos en paz con nosotras mismas.

“En primer lugar, es importante aceptar la situación que nos ha tocado vivir, asumir que los niños seguramente no vendrán por una vía tan rápida como habíamos imaginado y aceptar la decisión que se ha tomado de buscar el objetivo a través de los tratamientos de reproducción asistida”, afirma Helga Pallàs, psicóloga del CIRH. “Nadie está preparado para la noticia de que no podrá ser madre o padre de forma natural y luego viene hacer frente al tratamiento de reproducción asistida. Pero necesitar ayuda externa de la ciencia no significa que no se pueda lograr el mismo objetivo de ser padres o que nuestro proyecto vaya a ser menos bonito. Decidir ser padres siempre puede ser una experiencia apasionante”, añade.

“Para lograr sentirse mejor”, explica la psicóloga, “se recomienda aceptar que tendremos un cierto nivel de estrés y al mismo tiempo buscar maneras de reducirlo para conseguir que este interfiera lo mínimo posible en el tratamiento y en nuestra vida cotidiana”. Decidirse a emprender un tratamiento de reproducción asistida es un gran paso. Por ello, es muy importante identificar cuándo es buen momento para comenzarlo y saber pedir ayuda durante todo el proceso.

Actividad física

Además de mantener la mente ocupada con otras motivaciones personales, hacer algún tipo de deporte con las que nos sintamos cómodos nos ayudará a sentir un mayor bienestar y a combatir las sensaciones de inquietud. En estos casos, se recomienda realizar una serie de ejercicios muy útiles como:

  • Yoga u otras técnicas de relajación como el Mindfulness. Tómate un tiempo para conocerte mejor, el yoga sirve para encontrar el equilibrio entre el cuerpo y la mente. Además, está demostrado que mejora la flexibilidad y estimulación la circulación.
  • Deporte. Para descargar tensión, puedes iniciar la práctica de ejercicio diario moderado como salir a caminar 30 minutos.
  • Actividades al aire libre. Estar en contacto con la naturaleza te permitirá cargar las pilas y entirte llena de energía.
  • Ocio. Diviértete y desconecta un poco de las preocupaciones causadas por el tratamiento. Sal con tu pareja o amigos.

Si tiene alguna pregunta relacionada con este u otros temas, puede consultar con el equipo del CIRH y resolveremos todas sus dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre ahora cómo podemos ayudarte
Top