CIRH

El seminograma avanzado

“El correcto tratamiento se basa en un correcto diagnóstico”, Gregorio Marañón. Analizamos en qué punto se hace necesario realizar un estudio avanzado del semen

El seminograma (análisis de semen) es el estudio más básico y útil para establecer el posible impacto del hombre en los problemas de infertilidad y es una de las primeras pruebas básicas que se realizan cuando la pareja llega a la consulta. Y es con los resultados de este estudio que se pasa a la siguiente fase. Si se detecta una baja concentración de espermatozoides o si los que hay son de baja movilidad o “anormales” en cuanto a morfología, ya tendremos pistas sobre cuál será la Técnica de Reproducción Asistida de la que más se puede beneficiar la pareja

El seminograma avanzado se realiza en cualquier tipo de muestra, que tras realizar un seminograma básico, o cualquier otro tratamiento, podamos asociar la causa de infertilidad al factor masculino. Sin embargo, son muchos los pacientes que muestran una calidad buena en sus espermatozoides cuando se les realiza el estudio básico en repetidas ocasiones, y eso quiere decir que tienen problemas que impiden la fertilidad que no se ven a simple vista. Es cuando se recomienda un estudio avanzado del semen para obtener más información.

Estudio del semen

Según el Dr. La Fuente, especialista del CIRH, en la clínica se aplican técnicas avanzadas de manera pionera mediante la citometría de flujo, un seminograma avanzado nos permite conocer:

Características de los espermatozoides

Algunos hombres cuando vienen a la consulta se preguntan qué características hacen que sus espermatozoides no sean de calidad y por lo tanto, supongan un problema a la hora de querer buscar el hijo. Se dice que un espermatozoide puede ser normal o amorfo. Mientras el primero está proporcionado, el anormal puede tener dos colas, o dos cabezas, o la pieza intermedia demasiado gruesa. ¿Y cómo saber si el espermatozoide es normal? Su cabeza debe ser ovalada y medir de 4 a 5,5 micrómetros de largo por 2,5 a 3 de ancho; la cola debe ser cilíndrica, y la punta, de la misma forma pero más delgada. La movilidad puede ser pasiva (cuando no se desplaza) o rectilínea (movilidad buena).

Para cualquier duda o consulta relacionada con este u otros temas relacionados, no dude en contactar el equipo médico del CIRH, estaremos encantados de ayudarle.