¿Cómo se interpreta un seminograma?

4 Agosto, 2016 Para él

Te damos las claves para entender la prueba médica, que analiza y evalúa las características macroscópicas y microscópicas del semen del hombre

Cuando una pareja acude a un especialista en reproducción asistida, el primer paso es obtener un diagnóstico preciso de su fertilidad. En este momento están implicados los dos miembros de la pareja, y tan importantes son los exámenes médicos de la mujer como los del hombre. En su caso, el seminograma es la prueba más común.

Esta prueba constituye el estudio más importante para evaluar la fertilidad masculina en la cual se analiza el semen del hombre incluyendo la evaluación del volumen de semen, el aspecto, el pH, el recuento de espermatozoides por ml y la motilidad, vitalidad y morfología de éstos. Y ayuda a definir el potencial fértil del hombre según unos valores de referencia establecidos por la Organización Mundial de la Salud en el año 2010.

Para empezar, hay que tener muy claro que los resultados del seminograma pueden variar de una prueba a otra. Por eso, para estar seguros del diagnóstico, se sugiere realizar un segundo análisis entre un mes y tres meses después del primero.

Te damos las claves para interpretarlo:

Valores de referencia

Los valores que aparecen detallados en el seminograma son:

  • Volumen: cuando la cantidad de esperma es igual o superior a 1,5 mililitros, la muestra obtenida del eyaculado se considera normal.
  • pH: debería ser igual o superior a 7,2. Las alteraciones de pH muestran disfunciones en la próstata o las vesículas seminales.
  • Concentración espermática: es el número de espermatozoides por mililitro y para unos niveles esperados, debe haber 15 millones o más en cada mililitro.
  • Número total de espermatozoides: en una muestra normal hay por lo menos 39 millones de espermatozoides.
  • Motilidad: establece la movilidad de los espermatozoides en tres tipologías:

-movilidad progresiva: cuando están preparados para avanzar y, por lo tanto, pueden recorrer las trompas de Falopio y alcanzar el óvulo.

-movilidad no progresiva: no pueden avanzar y se mueven en círculos.

-inmóviles: incapaces de desplazarse de cualquier manera.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, lo deseable es que, al menos, el 32% de los espermatozoides presenten una movilidad progresiva.

  • Vitalidad: indica el porcentaje de espermatozoides vivos en el eyaculado, que convendría que fuese igual o superior al 58%.
  • Leucocitos: una muestra normal no debería contener más de un millón de leucocitos o glóbulos blancos por mililitro. Un exceso puede ser indicio de una infección.
  • Otros elementos que se tienen en cuenta son la morfología (al menos un 4% de espermatozoides deben tener la forma aceptada como normal), el aspecto (la muestra debe ser homogénea y de color gris-opalescente) y la viscosidad (si es muy elevada puede dificultar la movilidad de los espermatozoides).

Distintos escenarios

Si los resultados del análisis son positivos, hablamos de normozoospermia. Cuando hay alteraciones significativas, podemos encontrar casos de azoospermia (ausencia de espermatozoides en el eyaculado), oligozoospermia (concentración de espermatozoides inferior al valor de referencia), y necrozoospermia (cantidad de espermatozoides vivos inferior al valor de referencia). También existe el posible escenario de la astenozoospermia, cuando la movilidad de los espermatozoides está por debajo de los valores estándar, dificultando que puedan llegar hasta el óvulo y fecundarlo.

La Reproducción asistida ofrece tratamientos

Aunque cada caso es único y existen distintos grados de fertilidad, la reproducción asistida ofrece tratamientos para conseguir el embarazo con el semen de la pareja, excepto en algunas situaciones muy extremas de azoospermia o aspermia. En los casos que no sea posible utilizar su esperma, siempre queda la opción de recurrir a semen de donante.

Hay que saber que la posibilidad de conseguir el embarazo no depende únicamente de los resultados del seminograma. El historial médico de los dos miembros de la pareja, la edad de la mujer y del hombre o el tiempo que llevan buscando el embarazo son factores que determinan su potencial de fertilidad.

Para cualquier duda o consulta relacionada con este u otros temas relacionados, no dude en contactar el equipo médico del CIRH, estaremos encantados de ayudarle.


No hay comentarios.


Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario *

Nombre *
Correo electrónico *