Tu clínica de Reproducción Asistida en Barcelona.

Emociones durante el tratamiento

Emociones-durante-el-tratamientoSometerse a un tratamiento médico produce, en casi todos los casos, importantes alteraciones emocionales y estrés en los pacientes, pero en el caso de los tratamientos por infertilidad, estas consecuencias se viven con especial intensidad.

Los tratamientos de reproducción asistida ponen en juego casi todas las esferas de la vida de los pacientes: la relación de pareja y con los familiares, el círculo de amistades y el trabajo.

Para realizar las distintas pruebas y tratamientos a veces hay que faltar al puesto de trabajo o a compromisos sociales. La relación de pareja también puede alterarse: en algunos casos el problema une más a los dos miembros, pero en otros puede distanciarles un posible deterioro de las relaciones sexuales, falta de comunicación o divergencia de opiniones respecto a las decisiones que deben tomarse referentes a los tratamientos.

La mujer se ve sometida a vaivenes emocionales

Debido a los cambios hormonales derivados del tratamiento, la mujer se ve sometida a vaivenes emocionales aún mayores que su pareja. Además, según la técnica elegida, deberá someterse a procedimientos médicos que, si bien no son dolorosos y tienen cada vez menos efectos secundarios, pueden provocar temor y síntomas de ansiedad. Las pacientes pueden tener una sensación de pérdida de control de sus vidas que resulta muy estresante y que entorpece la colaboración y comunicación con el médico. Por este motivo, es muy importante estar bien informadas en todo momento, consultar todas las dudas y saber qué puede hacerse en cada fase del tratamiento para que todo marche bien.

Los hombres son los grandes olvidados

Ante estas situaciones que experimenta la mujer, los hombres son los grandes olvidados. Muchas veces su papel consiste en dar apoyo emocional a su compañera y se olvidan de expresar sus propios sentimientos. Si las dificultades para lograr el embarazo se deben a un factor masculino, es fácil que se sientan avergonzados y heridos en su masculinidad. Es muy positivo hacerles partícipes de todo el tratamiento para que no se sientan excluidos en ningún caso.

Cómo afrontar las distintas fases del tratamiento

Todo tratamiento conlleva distintas fases a lo largo de las cuales los altibajos emocionales son difíciles de manejar: la emoción y la esperanza del comienzo, la frustración si el ciclo debe cancelarse, la alegría cuando todo avanza bien o el miedo a los resultados negativos en los días de espera antes de una prueba de embarazo. En definitiva, son tratamientos de carácter cíclico en los que se van repitiendo vivencias de ilusión y desesperanza. Finalizado el tratamiento, la ausencia de embarazo suele experimentarse como un duelo, mientras que la gestación puede vivirse con un sentimiento ambivalente de alegría y miedo al aborto.

Qué factores pueden afectar el tratamiento

El proceso resulta más o menos estresante también en función del entorno social de cada persona. El nivel educativo, las creencias o la cultura religiosa influirán en la experiencia de la infertilidad. En muchos círculos se vive con secretismo, los tratamientos son silenciados por miedo a que no se acepten y la pareja puede encerrarse demasiado en sí misma y perder la relación con amigos y familiares que no comprenden lo que ocurre.

Además, en el día a día suelen darse situaciones difíciles de afrontar, como, por ejemplo, participar en conversaciones entre amigos centradas en el embarazo o en los niños; celebrar bautizos, cumpleaños y fechas señaladas que recuerdan que el tiempo pasa; relacionarse con mujeres embarazadas o escuchar frases como “Relájate y ya verás cómo te quedas embarazada”.

Cada persona responde a la infertilidad de forma diferente dependiendo de su situación particular, de sus estrategias de enfrentamiento a esta situación y de su personalidad. En todos los casos, el apoyo psicológico de un profesional puede ser de gran ayuda.

Última actualización: Mayo, 2016
Descubre ahora cómo podemos ayudarte
Top