La vasectomía es la técnica anticonceptiva masculina más consolidada. Mediante una sencilla intervención quirúrgica secciona y liga los conductos deferentes para evitar que el semen contenga espermatozoides.

¿En qué consiste la vasectomía?

La anticoncepción masculina es posible gracias a la técnica de la vasectomía, un método anticonceptivo quirúrgico que consiste en la sección y ligadura de los conductos deferentes para conseguir que el semen eyaculado no contenga espermatozoides. Es una técnica muy consolidada que se realiza de forma ambulatoria, con anestesia local y en un tiempo aproximado de unos 15 minutos.

Una vez realizada la intervención se deben dejar pasar unas 25 eyaculaciones para realizar los seminogramas post vasectomía y durante este periodo es aconsejable seguir usando otros métodos anticonceptivos. Después de este tiempo, se comprueba la pérdida de fertilidad debida a la ausencia de espermatozoides en el eyaculado.

¿Cuáles son las consecuencias de la vasectomía?

La vasectomía es el método anticonceptivo masculino más fiable, por lo que la consecuencia más directa va a ser la esterilidad del hombre, aunque no va a ser inmediata, aún después de la operación, quedarán algunos espermatozoides circulando en el líquido seminal. Por ello, los siguientes días será necesaria la utilización de otros métodos para evitar un embarazo indeseado.

Es un sistema muy definitivo, esto quiere decir, que será difícil revertir el corte de los conductos. Sólo hay una manera de “deshacer” la vasectomía y es una operación quirúrgica bastante compleja que consiste en la repermeabilización microquirúrgica de los conductos deferentes. Aun así, existen otras opciones para poder solucionar la situación, como, por ejemplo, la fecundación in vitro con espermatozoides obtenidos de biopsia testicular.

En cuanto a los riesgos que tiene, es una operación muy segura y la inmensa mayoría de las personas no tienen ningún problema. Sin embargo, los riesgos más comunes en este caso son la aparición de hematomas y dolor testicular leve y, raramente, las infecciones, aunque suelen ser muy leves y tienen fácil solución con antibióticos.

¿Qué probabilidad hay de embarazo con la vasectomía?

Pese a ser un método muy efectivo, la vasectomía no es infalible, por lo tanto, la probabilidad de embarazo después de la operación nunca es del 0%. A pesar de esto, si se siguen las indicaciones del especialista, las probabilidades de embarazo espontáneo debidos a la repermeabilización espontánea de los conductos deferentes son mínimas.

En primer lugar, es importante remarcar que la finalidad de la operación es no permitir el paso de los espermatozoides de los testículos a la uretra. Pero después de ello, siguen quedando algunos en el líquido seminal que se estima que se expulsan después de aproximadamente 25 eyaculaciones. Para que no haya imprevistos puedes acudir a tu médico para que realice exámenes y te avise cuándo puedes dejar de utilizar métodos anticonceptivos.

¿Cómo se revierte la vasectomía?

La vasectomía puede ser reversible. Si un hombre quiere recuperar la fertilidad puede revertirla mediante una vaso-vasostomía, una intervención quirúrgica con la que se vuelven a unir los conductos separados por una vasectomía. El éxito de esta intervención depende de muchos factores siendo el principal el tiempo transcurrido entre la vasectomía y la reversión de ésta.

Además, los hombres que quieran someterse a una vasectomía pueden congelar su semen previamente por si en un futuro lo requieren. También se pueden obtener espermatozoides de una biopsia testicular para posteriores tratamientos de fecundación in vitro.